Noticiero Digital Nº 1000  
Últimas Noticias
GMT-5 11:32

Un Comentario

  1. 1

    Mauricio

    Conozco muy buena parte de la historia SIAF-SP y hago unas cuantas precisiones: El señor Barletti fue el “culpable” del inicio de este proyecto, al permitir que el SIAF sea sometido a una evaluación internacional que ganó el Consorcio IGT SA-SIDEPRO, 2007. Esta empresa, en un informe que costó más de 300 mil dólares, que fue hecho con la complicidad de malos ex-funcionarios del MEF, se basó en una leyenda urbana que decía que la parte llamada Cliente (la que se instala en las instituciones) desarrollada en Visual FOXPRO era en extremo insegura. Se utilizó temas como que cualquiera podía acceder a los datos del cliente y recomendaba que se utilizara otra base de datos o que se “modernizara” la aplicación. Directivos y asesores de entonces del MEF decidieron por lo segundo, presionando a los Directores de Presupuesto, Tesoro y OFINE. No se tuvo en cuenta la opinión de algunos técnicos que defendían la arquitectura de la aplicación. A mí me explicaron que se utilizó Visual FOXPRO en el Cliente debido a los bajos requerimientos de infraestructura y ninguna necesidad de administradores de bases de datos. No se tomó en cuenta que el Cliente solo “recoge” los datos para transmitirlos a la Sede Central en donde reside la información oficial, en una BD Oracle, modernísima. Es más, el Cliente, que originó el mal informe, es el que sigue operando después de 8 años de ser declarado “peligroso”.
    Para terminar, un recuento de las etapas transcurridas. Bruno Barletti estuvo en SIAF hasta el 2007. Fue reemplazado por Amador Meza que fue el responsable de la elaboración del pésimo Proyecto de Inversión Pública. Meza desconocía el SIAF. Trajo a Silvio Solarte (ahora “experto” BID), casualmente su amigo, quien copiando informes mexicanos y otros, confeccionó pésimas bases para la licitación Internacional que seleccionaría a la empresa que “modernizaría” SIAF. Ganó el Consorcio LOUIS BERGER / GMD cuyo líder de proyecto, resultó ser, por casualidad, amigo de Meza.
    Meza, como Director OGTI, y detrás de él, Bustios, fueron contraparte de la ejecución del contrato con el consorcio, el que no cumplió con plazos para completar la aplicación de formulación del presupuesto. Dado el pésimo contrato firmado, que contemplaba castigos para el MEF mas no para el consorcio, los directivos del MEF acordaron con GMD que este adoptara con algunas modificaciones el módulo presupuestal web hecho por los técnicos del ministerio y que había servido por tres años como “contingencia”. Es decir, a GMD se le pago por copiar al MEF. Meza pasaria luego, por casualidad, a liderar el equipo de GMD que no fue capaz de cumplir con el resto del contrato. Hoy, el proyecto, conformado por algunos extécnicos del MEF provenientes de la marina del perú, tratan de que el barco hundido se convierta en un submarino, pero ya es tarde a mi modo de ver. Luego de ocho años, no se termina por entender que la experiencia y el conocimiento del negocio, está dentro del mismo MEF. Se desprecia la sapiencia de las Direcciones de los Entes Rectores, llámense Tesoro, Presupuesto, Contaduría, de OGTI, y de sus técnicos. Hoy tienen a un Director OGTI salido de MININTER recordado por las “fallas de seguridad” y que fue expectorado por Urresti para aterrizar allí, tratando de convertir OGTI en una sitio “seguro” a costa de miles de dólares de recursos en sueldos para gente traída de MININTER y de compra de software carísimo e inútil. Algo pasa en MEF que se trae ese perfil de funcionario a un área donde corre mucho dinero. El BID, corresponsable del problema, nos lleva de las narices por caminos que no deberíamos transitar y nombra “de cajón” a los ViceMinistros MEF como funcionarios BID como “premio” por acceder a sus onerosos préstamos. Es lo mismo que nos pasó en Chile, que terminamos teniendo un medio SIAF o un SIAF a medias.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

América Sistemas © 2015 Todos los derechos reservados.